lunes, 30 de agosto de 2010

...CUANDO EL COHINO ESTA GORDO...

…Hasta el rabo es chicharrón dice el conocido refrán de la sabiduría popular, haciendo referencia a aquellos casos en los cuales la presencia masiva o indicio de algo, conduce a la certidumbre de que puede encontrarse más si se sigue buscando. La forma como se ha descompuesto la revolución misma en los últimos nueve meses, pasando de un escándalo a otro o de una ineficiencia a otra, hace pensar, que si se mete la lupa podrían aparecer muchas cosas que a la cúpula rojita no le interesa que se sepan; de allí su intransigencia en dominar todos los espacios de la vida nacional y su resistencia a ceder tribunas a la oposición. Desafortunadamente para el país eso implica controlarse solos, lo que es equivalente a no controlarse y por tanto fomenta la complicidad y la corrupción. Los casos emblemáticos que se han colado a la opinión pública como “Pudreval”, la red financiera del zar de Mercal y las denuncias contra exautoridades rojitas, permiten suponer la existencia de muchos más casos que se mantienen callados gracias al dominio metástico de todas las instituciones, que intenta obtener la revolución con el eufemismo de hegemonía. El sentido común indica que si la cúpula rojita aspira el dominio irrestricto de toda la vida nacional, no va a dejar que se investiguen o salgan a la luz pública aquellos casos donde queda mal parada o se evidencia la ineptitud y corrupción moral, de muchos de sus funcionarios o militantes. Menos aún en épocas pre-electorales porque eso atentaría contra su objetivo hegemónico, al salpicarlo del descrédito y de la ineficiencia que caracteriza dichos casos. La historia revolucionaria reciente nos ha mostrado las metamorfosis de Esteban convenientemente postelectorales, es decir, una vez que ya tiene el ticket seguro en el bolsillo. Así lo hizo con el revocatorio cuando pidió la lista de los que habían firmado en su contra para cobrar revancha, repitió la estrategia luego de ser reelecto al asumirse marxista y cerrar RCTV o cuando arremetió contra el sector privado al asegurarse la reelección continua, a pesar de haber ofrecido amor. No se sorprenda nadie si después de las elecciones parlamentarias decide reconocer que vamos hacia el comunismo. Luego de la confesión del taita Fidel se ha guardado un silencio cómplice muy sospechoso, pero extraordinariamente coherente con su conducta preelectoral de eventos anteriores. En este momento no le conviene el debate del comunismo dado el rechazo de la opinión pública hacia esa ideología, pero una vez que consiga lo que busca (2/3 de la AN), tendrá casi dos años para echarle salivita y mantequilla para que pase sin mucha tos. En el pasado hemos observado en innumerables ocasiones como Esteban relataba en sus maratónicos y latosos programas, cualquier comunicación que le llegaba de su ideólogo, la mayoría de las veces acataba al pie de la letra lo que decía o le aconsejaba el líder de la revolución cubana, en muy contadas ocasiones reconoció que había disentido en un principio, pero ahora terminaba aceptando o acatando el dictado del comandante Fidel y nunca lo vimos tomar una posición distinta o argumentar seriamente contra una posición expresada por su Némesis político; por eso es que cuando se nos dice: óyeme tú, eso del socialismo del siglo 21 es lo mismo que el comunismo tal como lo definió Marx, y la cúpula rojita carraspea y calla, uno no puede dejar de recordar el refrán de los abuelos, el que calla otorga. En alguna parte de la Biblia se lee que nadie puede servir a dos señores al mismo tiempo, lo cual coloca a Esteban en el dilema de servir al “Dios cubano” o al Dios de los cristianos. Desafortunadamente para él, no puede adorar a los dos porque violaría el primer mandamiento entregado a Moisés: “Amarás al Señor tu Dios por sobre todas las cosas”. Quizás por ello se le ha empezado a enredar el papagayo. Haciendo memoria podrán recordar cuando relatando sus historias de monaguillo reconoció que nunca había creído aquello de que el hombre había sido hecho de barro y la mujer de una costilla de Adán. Lo cual es un fiel testimonio de cómo si se atreve a dudar y contradecir las Escrituras Sagradas, pero nunca ha desafiado una posición de Fidel, lo cual deja en claro a cual de los dos sirve. Si Fidel no es cristiano, como es vox populi, a buen entendedor pocas palabras bastan. Otra posición de evidente contradicción con Jesucristo y el cristianismo es la actitud soberbia que se ha asumido con las expropiaciones y/o confiscaciones, arrebatando a trocha y mocha cuanto se les antoja. Si el Hijo de Dios hecho hombre teniendo todo el derecho de hacerlo, por ser hijo del que creó el universo, no asumió esa posición prepotente sino que llamó a la conciliación, la tolerancia y el amor al prójimo como camino hacia la felicidad o paraíso. ¿Lo podrá hacer un humano común sin llevarle la contraria o blasfemar?. El ser humano fue bendecido con el don del discernimiento para que actuara por convicción y no por obligación o sometimiento por la fuerza. Quien con más poder y autoridad para reducir al ser humano al acatamiento por miedo de su Sagrada Voluntad sino el Creador? Sin embargo, no lo hizo así y le planteó al hombre la posibilidad de elegir voluntariamente y autónomamente su camino, definiéndole unas reglas o mandamientos, cuya obediencia conducían hacia la redención y su desobediencia hacia la condenación. La humanidad debe buscar la ruta hacia el paraíso de manera voluntaria y conjunta, el seguimiento de caudillos que se sienten predestinados para someter a la fuerza la voluntad de los pueblos no es el camino, porque un solo ser humano por su misma condición adolece de fallas, defectos y bajas pasiones; ejemplo de ello es la forma como arbitrariamente se exige la cadena titulativa hasta la colonia, cosa que muy pocos bienes o propiedades lograrán demostrar. Según ese criterio, la tierra donde construyó su vivienda, donde está su negocio, donde está su empresa o donde se ubique cualquier explotación agropecuaria pudiera ser expropiada porque difícilmente se demostraría esa cadena titulativa. Se puede estar de acuerdo con que aquel que se haya apoderado de alguna propiedad de manera indebida se le quite; pero que puede excusar que alguien que haya hecho sus trámites ante las instancias que mandaban las leyes vigentes (registros y notarías del país) y haya cancelado los cánones que se le exigían, le sea arrebatado en forma arbitraria su propiedad y se le desconozcan sus derechos. ¿Qué diferencia hay entre la casa, el carro, el negocio, etc. que impida que el día de mañana no le quieran aplicar lo de la cadena titulativa si algún poderoso jerarca rojito se enamora de lo suyo? Sin igualdad no hay justicia y sin las dos no hay convivencia posible. La táctica de mirar para otro lado o hacerse el loco buscando el desgaste y el olvido en el tiempo, se convierten en los mayores dedos acusadores del ejecutivo levantando sospechas sobre su omisión, negligencia o presunta complicidad. El que no la debe no la teme, entonces ¿por que acalla la investigación de Pudreval el que se ufana de la participación protagónica y el deber de mantener informada a la población? Por qué luego de casi dos (02) años de las primeras denuncias el gobierno mantiene el caso en total hermetismo? ¿Por qué ese esfuerzo titánico en ignorarlo? La respuesta sugiere que salpica los más altos líderes de la revolución chulita (bonita en mejicano), quienes sucumbieron a la tentación de aprovechar el negocio cambiario de las divisas preferenciales. No hay otra explicación para que los organismos del estado no hayan develado la red de pudrición en dos años de averiguaciones. El monto al que ascendieron las importaciones de alimentos conduce a tres (03) razonamientos: 1) o hay mucho alimento descompuesto que falta por descubrirse ya que las importaciones casi se triplicaron 2) o estábamos comprando alimentos para otros países del Alba ya que nadie ha dicho donde están ni en ninguna parte aparecen las enormes cantidades de alimentos presuntamente adquiridas 3) o hay unos cochinos bien cebaos tras bastidores y nos quieren engatusar con los lechoncitos más flacos del rebaño. El desatino del cogollito rojo llega a su paroxismo, cuando trata de excusarse con una publicidad que intenta satanizar la denuncia de Pudreval, como atentar contra la alimentación de los hijos de los pobres. Nada más alejado de la verdad, quienes se han metido con la comida de los hijos de los pobres son precisamente los que agarraron divisas preferenciales para su peculio personal, o aquellos que trajeron alimentos para dejar que se perdieran en los containers, corriendo el riesgo de que pudieran llegar a la boca de los venezolanos y ahora tienen que enterrarlos como hace el gato con su porquería. Quienes se han metido con la comida de los hijos de los pobres son los que haciendo uso de la confianza y el poder con que los invistió el pueblo mediante el voto, usan los recursos de todos los venezolanos para su beneficio personal y/o familiar inventando corruptelas, pillajes y negociados que les permitan engordar el cochino. Aquellos que por amistad, afinidad política o por complicidad y conveniencia se prestan para tapar, callar y ocultar los manejos turbios de los dineros de todos los venezolanos, esos son los que juegan con la comida de los hijos de los pobres. Los débiles de carácter, los pusilánimes de voluntad que no se atreven a imponer el respeto, la transparencia y la pulcritud en el uso de los recursos de la nación, sino que se prestan y corean el uso doloso y a conveniencia del erario público por unos pocos de cuello rojo rojito para amasar ingentes fortunas engordando el cochino a costa de las necesidades de los pobres. ¿O será acaso que la autoestima y la dignidad del pueblo de Bolívar se ha perdido o ha sido comprada a cambio de un mendrugo de pan, que autoriza cualquier tipo de latrocinio o pillaje de las arcas nacionales? Triplicar el monto de las importaciones de alimentos no es un peloncito del 5, 10 o 20%, es un pelón del tamaño de Rafael Ramírez, que no puede explicarse fácilmente ni puede callarse, sin mostrar donde está esa cantidad de alimentos. Finalmente, un mensaje a la juventud venezolana para hacerla reflexionar sobre la importancia del momento histórico-político que vivimos, miren a su alrededor y confronten la publicidad oficial con la realidad. Cuantos de sus amigos tienen celulares vergatarios? Al menos fabricados por Vtelca? Cuántas computadoras ven en los establecimientos que ustedes visitan que sean ensambladas por la VIT o cuántos de sus compañeros, vecinos o amigos tienen laptops de esa empresa? Cuántos vehículos de Venirauto ven en las colas o por las calles de Venezuela? Si no lo han hecho nunca, comiencen a hacerlo y lleve su cuenta personal para que pueda evaluar la triste realidad de esas empresas. Hasta el mesmo comandante presidente cambió su vergatario por un blackberry, que demostración más palpable de su fracaso. Se ven más celulares, computadores, vehículos y cualquier producto de las empresas socialistas en las propagandas por televisión que en la realidad. La picardía popular ya ha acuñado la siguiente expresión para señalar que algo es difícil: más pelúo que encontrar un usuario con vergatario. Se puede considerar avance que empresas como Diana, automercados CADA o Lacteos los andes que antes pagaban su publicidad, ahora tengan que recurrir a la caridad de los medios privados para promocionarse. El flagelo de la inseguridad que tan drásticamente ha afectado a la juventud, que el gobierno se negaba tercamente a reconocer y que solo gracias al coraje de los medios de comunicación audiovisual privado se ha visto obligado a enfrentar, constituye otro factor de reflexión sobre el porvenir nacional. El manejo sectario del poder, irrespetando la voluntad popular sitiando, acorralando y despojando de sus competencias a las autoridades regionales adversas para ahora corresponsabilizarlas de la inseguridad, a pesar de que ellos mismos les desmantelaron las policías regionales, inutilizándoles cualquier mecanismo de reacción ante el delito y el narcoterrorismo. Los jóvenes no pueden sentirse representados por un liderazgo anclado en las ideas de finales del siglo 19 comienzo del 20, con una inoperancia total frente a las nuevas tecnologías que prácticamente los califica de analfabetos tecnológicos, incapaces de desenvolverse ante una laptop, un computador o un teléfono inteligente. Es el futuro de los jóvenes, el de su generación y el de las generaciones venideras el que está en juego y se quiere poner en manos de este grupo de gente, que se quiere eternizar en el poder sin comprender los pilares de la modernidad y la administración eficiente. Ustedes los jóvenes tienen la última palabra y la decisión en sus manos…no le fallen a Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada